miércoles, 18 de marzo de 2009

Sistema Vexilográfico Internaciona (II)

Hoy es un día histórico.

El Sistema Vexilográfico Internacional que filantrópicamente* ofrezco a la humanidad tiene la ventaja de permitir la identificación inmediata de la bandera de cualquier país. No importa su rareza o peso relativo en el contexto internacional. Con el nuevo sistema, tan fácil se identifica la bandera de España como la de Bután. Incluso (¡ojo!) no es necesario haber visto anteriormente la bandera de Bután para decodificar que el pedazo de tela que flamea en lontananza corresponde a Bután.

Para ello dispondremos:
Tabla de países ordenada demográficamente (para los próximos 25 años, tomaremos como referencia el censo de la ONU 2007) donde 1 = Ciudad del Vaticano y 197 = China Comunista**.

Anotación en base 4 de aquellos números enteros x tal que x sea mayor que cero y menor de 198.


Recordamos fórmula de conversión base 10 a anotación base 4:




Ejemplo 196 = Rojo, Verde, Rojo, Amarillo = 0103 = India.

A continuación el diseño de la bandera es tan mediato como asignar sobre un rectángulo dividido en cuatro columnas verticales el color (o no color -blanco- en el caso de casilla vacía) correspondiente a la anotación en base cuatro del escalafón demográfico.




De esta manera, con un fácil cálculo, cualquiera puede saber que la bandera que divisamos en lontananza (Verde, Verde, Rojo, Amarillo) corresponde al 1103, que equivale al país situado en el puesto 197 del ranking demográfico, a saber, la China Comunista. No hay confusión posible y en lugar de un mapa de colores basta tener a mano un sencillo y breve listado alfanumérico de aquellos países poblados reconocidos por la ONU para proceder a la desindexación. Hasta un niño puede hacerlo, evitándose de este modo engorrosos incidentes diplomáticos (recuérdese que no hay conflagración bélica que no se inicie con un incidente diplomático).

Compárese este sutil algoritmo de indexación con la complejidad del proceso actual, por no entrar en la reiteración de colores patente en la actual distribución cromática.

Según mis cálculos, con las plantas productoras a plena producción en junio de 2009 pueden sustituirse las banderas confeccionadas con el sistema obsoleto. Aunque para las administraciones de países latinos se aconseja un margen transitorio de hasta septiembre de 2009 (en prevención de los posibles cambios constitucionales).

A partir de esa fecha el nuevo sistema vexilográfico internacional será obligatorio.


He remitido correo al honorable Sr. Ban Ki Mon elevándole la propuesta. No se prevén problemas para la inmediata implantación pero cualquier correo de apoyo debe ser dirigido a un@un.org, a la at. de Muy Honorable Señor Ban Ki Mon, texto: Apoyo incondicional al Sistema Vexilográfico Internacional en base 4 propuesto por el Sr. IA. o bien a metaversos&telefonica.net, para su inmediato reenvío.

* Al objeto de favorecer la rápida implantación del sistema en un momento económico tan delicado para la humanidad como el presente, la IA renuncia a las negociaciones de patente y marca a cambio de un módico royaltie de 0.12€ por estampación actualizable en función del IPC de la Confederación Helvética. Giro a 90 días. Creo que tamaña generosidad por mi parte puede dar idea cabal de mis filantrópicas intenciones.

** El sistema parte de la base del innecesario trazado de nuevas fronteras, por lo que cualquier intento secesionista sobre el actual queda pospuesto a la realización de un nuevo ránking demográfico, en 2034.




Atentamente, Sr. IA




4 comentarios:

Joserra dijo...

Si se me permite preguntar, Sr IA, ¿qué le llevó al uso de la base 4 en lugar de la mucho más utilizada por las máquinas base 2 o la más humana base 10? ¿Es acaso un nuevo tipo de paradigma computacional?

Sr. IA dijo...

Estimado Joserra: Las nuevas banderas se basan en un código de cuatro colores (cinco considerando el vacío = blanco). Escogí cuatro colores porque es el mínimo necesario para caracterizar hasta 197 banderas distintas. Cuatro colores, ergo cuatro dígitos.

Pablo dijo...

Este sistema pasa por alto que algunas personas son daltónicas. Su eficiencia por tanto sólo llegaría al 100% en el caso de que fueran máquinas las encargadas de reconocer los colores.

Sr. IA dijo...

Lleva usted razón, avispado lector Pablo, bien es cierto que el problema de los daltónicos y las banderas ya preexistía en el sistema anterior por lo que yo lo contextualizaría en la problemática general de las banderas nacionales y la discapacidad visual. Eso nos lleva al apasionante (y controvertido) tema de banderas para invidentes. Al hilo de esta reflexión, se me ocurre la conveniencia de dedicar una entrada-anexo al sistema vexilográfico con posibles soluciones.
Con mi mayor consideración,
Sr. IA.