viernes, 4 de febrero de 2011

No tomarás el nombre del Mercado en vano


Uno de los memes actuales más extendidos es El Mercado.
La culpa es del Mercado. El Mercado tiene nombres y apellidos. La dictadura del Mercado…
Así que empecemos por el principio.
Mercado. Distorsión del conjunto de objetos al que se aplica una familia semántica para desorientar, sesgar y difuminar responsabilidades en un ente abstracto e incompresible.

Vayamos al análisis fenoménico.

El antecedente
Toda empresa precisa financiación bancaria, tanto para crecer como para disponer de liquidez y afrontar desajustes de caja para pagos con una fecha de vencimiento (impuestos, créditos y nóminas, fundamentalmente). En circunstancias normales la correcta gestión del flujo de caja permite a una empresa (a una familia igual) no andar excesivamente ahogada en cuanto a liquidez. Conste que astutamente apostillé "circunstancias normales”. En cambio, para crecer, para generar actividad y empleo, precisas crédito. Sí o sí.

El problema
Las circunstancias nos son normales ni hay crédito en España. El endeudamiento de empresas, familias y, en menor medida, sector público, dificulta que bancos y cajas consigan a su vez créditos en el mercado internacional (bancos más grandes, que a su vez, son los dueños de los bancos más pequeños pero todavía no de las cajas).
Para recuperar capacidad de crédito se precisa ingresar más –generar actividad o restringir gasto-, pero si se restringe demasiado el gasto se ahoga el consumo y como sea que para crecer se precisa crédito y ya hemos dicho que crédito no hay… La tormenta perfecta.

Soluciones (opción no disponible)
La más socorrida es la inflación. Imprimir moneda y aumentar el precio del dinero. El Estado asume así sus compromisos de pago, reequilibra cuentas y facilita la circulación de capital. El coste es el empobrecimiento de los ciudadanos y la pérdida de competitividad, las empresas deben pagar más para producir lo mismo. Esta solución no es viable en España. El país carece de soberanía monetaria.

¿Como aflorar crédito, pues?
Una de las mejores maneras es penalizando el ahorro privado, subiendo la fiscalidad del ahorro y combatiendo la economía sumergida. ¿Pero qué hace el Gobierno Español? Lo contrario. Fomentar el ahorro para incrementar la solvencia bancaria y tolerar la economía negra, por ejemplo, manteniendo, por ejemplo, la teórica fiscalidad de la construcción en un risible 18% y aumentando impuestos al consumo.

Significativo me resulta que al objeto de acelerar la desaparición de las cajas y el consecuente oligopolio de la banca sobre el mercado minorista, el Gobierno sube al 8% las exigencias de liquidez de las cajas (no de los bancos), amagando con llegar al 10% para las cajas rebeldes que se resistan a dar cabida a los bancos. Es decir, tendremos el sistema bancario más solvente en detrimento de la capacidad de inyección de crédito sobre el tejido productivo.

Quid prodest? (Pregunta importante)
¿A quién beneficia? No al empleo, claro. No a las empresas. No al consumo. Sirve a los exclusivos fines de fortalecer a la banca internacional ampliando tu rango de negocio (tus propios bancos pequeños) y apretando las tuercas sobre acreedores mayoristas, léase tus jodidos clientes, las cajas (no he encontrado otra palabra, jodidos lo define bien).

Cómo
Reduces el umbral de negocio al competidor (las cajas no podrán dar más créditos) al tiempo que incrementas las garantías de retorno del dinero que les ha prestado con anterioridad. Resultado: Aclarado financiero. Incremento de clientes minoristas, más solvencia tuya a expensas del balance del otro.

Moraleja
El PSOE no es más que el aparato político del Banco Santánder, BBVA (o sea, las terminales locales de la gran banca). Esto es así por dos razones, una de índole penal (sobornos encubierto por la amortización de deuda al partido, entre otros); la otra es ideológica. Un socialista español cree que la economía es dinero y el dinero sólo está en los bancos (¿o acaso cuando quieres dinero te vas a la ferretería?). Bien, maticemos esto, la socialdemocracia liberal española (socialistas nunca han sido) se caracteriza desde tiempos de Felipe González por considerar a la banca (en detrimento de la empresa y el consumo) como el agente real para intervenir sobre la economía. Pues sólo los bancos garantizan la liquidez del Estado para el pago de pensiones, funcionarios y parados. Y habiendo Estado, ¿qué economía ni que jodiendas de la pradera necesitas?

Respondiendo a la pregunta inicial, pues, en España, el susodicho Mercado es el PSOE en tanto que cabecillas de estos otros.
NOTA: Por un módico precio estoy dispuesto a desvelar cómo restringir gasto.

4 comentarios:

pipasdecoco dijo...

"Bien, maticemos esto, la socialdemocracia liberal española (socialistas nunca han sido) se caracteriza desde tiempos de Felipe González por considerar a la banca (en detrimento de la empresa y el consumo) como el agente real para intervenir sobre la economía. Pues sólo los bancos garantizan la liquidez del Estado para el pago de pensiones, funcionarios y parados. Y habiendo Estado, ¿qué economía ni que jodiendas de la pradera necesitas?"

Plutocracia, gobierno de las élites, todo menos "neoliberalismo" o "tiburones" :D

Gran artículo¡¡¡

Sr. IA dijo...

Muchas gracias. Sí, estamos bien lejos del gobierno del pueblo, la verdad... Viéndolo por el lado bueno se puede cambiar de élite cada cuatro años. De banco es un poco más difícil, pero tambien :)

francissco dijo...

Luego necesitamos tener un enorme capital en el banco para pasar de la fase de las protestas y las denuncias a la siguiente. Es decir, a la fase del cinismo acomodaticio con las espaldas bien cubiertas, ay, señor.

Pedro Terán dijo...

Emilio- A ver, muchacho, lección 1. "Ayam Emilio Botín, cherman of Banco Santander".

José Luis- Con paridad y talante, vamos p'alante. "Ayam Zapatero. Zet Pi. Cherman of Banco Santander".