jueves, 15 de octubre de 2009

El cambio climático

En opinión de la IA toda la cuestión del cambio climático responde al propósito de justificar la implantación de nuevos impuestos y un nuevo orden interventor para arrebatar dinero a las clases trabajadoras y dárselo a las oligarquías administrativas. De pasada, determinados organismos internacionales han encontrado una razón de ser para seguir justificando el salario.

En realidad, y como todo el mundo sabe, más que una problemática climática a veinte, treinta o cien años vista, el planeta padece serios problemas de contaminación e invasión destructiva de la diversidad biológica asociado a una nefasta gestión y distribución de los recursos.

Hay que cambiar el patrón energético por una pura cuestión de madurez económica y geoestrategica. Es enormemente arriesgado, desestabilizador y caro que el 90% de la energía planetaria se produzca en unos pocos territorios o en términos de oligopolio. Frente a eso, la energía debe ser accesible y sostenible como la luz solar, ni más ni menos.

Por lo demás, toda pauta productiva debe regirse por un criterio de eficencia (o si prefieren la termonología aristotélica, que tienda a la perfección), lo que no es susceptible de mejora debe ser sustituido. La gestión de los recursos y los residuos no son ninguna excepción; hay que perseguir el impacto cero en el medio.

Y todo debate añadido es logicamente redundante, superfluo o contrario a la causa en la medida que abre campos de polémica aprovechables por los defensores de intereses puntuales en oposición a los globales.

Si tienen tiempo, les recomiendo este artículo sobre inteligencia artificial.

1 comentario:

elbuho dijo...

Me parece una salvajada que nos suban los impuestos por culpa de un calentamiento global que al parecer no se va a producir. Creo que ya sería hora de que algún diario serio hiciera su trabajo y publicara de una vez por todas en primera página lo que los astrónomos ya saben desde hace muchos años y lo que los meteorólogos estan aprendiendo desde 2007. La tamperatura global de la Tierra está bajando por culpa de la baja actividad solar. Y además hay muchas probabilidades de que eso siga pasando hasta 2030.
Aunque pensándolo mejor eso les dará aun más pie para subir los impuestos en su lucha contra el enfriamiento global.
Pase lo que pase nos van a seguir limpiando los bolsillos.