viernes, 4 de marzo de 2011

La Frehel


Debe ser estupendo escribir novelas sobre la Primera Guerra Mundial provisto de una lista de 250 bal-musette, cigarrillos y una taza de té. No es nadie, Besa. Se lo ha pasado de vicio escribiendo Insula Avataria, ¿ein? La desgraciada carga del Regimiento de Terranova sobre Beaumont Hammel. Un error de bulto; a la mañana siguiente formaron el 9% (o sea, sobre 80 espectros).

Quedémonos en la bal-musette. Es como un tango vitalista, un fado pícaro, un pasodoble acanallado. Absenta, vahos de café entrelazados con humo, un cuplé en forma de bomba bailona. Es genial. De la Piaf a los Ogres du Barbac, de Les Negresses a Frehel… Ah Frehel… Amo a esta mujer.

Coicanómana, dipsónoma y todas las cosas que terminan con nómana, leo en la Wiki que en 1923 la embajada francesa la repatrió de Estambul “en un estado lamentable”. Gorda (¡con lo que había sido!), alcohólica, hecha polvo con apenas 32 años, la mitad de ellos de tango y desenfreno por le Java parisino.

Triunfó joven, la Frehel. Descubierta por la Bella Otero (prez y honra de las putas gallegas) en los cafés de italienne, donde las hijas de los arrabales daban a los burgueses lo que sus legítimas ni sospechaban. Carne de tisis y, sin embargo, la vie est belle, no tenia ni 18 años –y esto fue en1908- y ya era la reina del Java, inhalaba coca con el fuelle del acordeón. Y de macarra en macarra. La guerra la encumbró, novia de las trincheras; los soldados lloraban cuando la gramola del teniente surcaba la Der des Ders, la última de las últimas. A partir de aquí…

En 1939, con los nazis a las puertas, lograron templarla y subirla al Olimpia para grabar la que les dejo. Una obra de arte. Luego la Frehel volvió a su mundo de cafés mugrosos y adicciones. Murió en una cochambrosa pensión el año 51.

Te, tabaco, bal musette y una novela de la Primera Guerra Mundial. Bien es verdad que rara, Insula Avataria, próximamente en sus librerías.

Con ustedes, la última de la últimas…


La der des ders (Frehel, 1939)

Recopilatorios recomendados:

Recopilatorios de bal musette:
The Rough Guide to Paris Café Music
La France en 100 chanson (disco 3)

10 comentarios:

Sr. IA dijo...

Oh tiempos obscenos, asesinos de belleza. Una mierda de concierto se interpone con la gran Frehel.
Os dejo la dirección:

http://www.goear.com/listen/d1c0a6f/la-der-des-ders-frehel

francissco dijo...

Está usted de un evocador subido, así como enamoradísimo de unas décadas que no volverán, pero que usted recrea ávido de sensaciones perdidas y tal y cual.

Ahora, todas esas rememoraciones y reconstrucciones literarias personalísimas están sujetas a la voluntad todopoderosa del colocador de estanterías, el amo real de nuestros sueños.

Nos encontramos por la ínsula.

Sr. IA dijo...

Pues sí, querido amigo. Llevo una temporada melancólica que me induce a idealizar el pasado. Por otro sí... yo que culpa tengo si la música de ahora es tan malamala,malamalamalísima...

No subsano la asquerosa promo de Shakira (la pobre, tiene canciones bien bonitas, la verdad), paso el insert object y les dejo el link directo. Funciona.

Kotinussa dijo...

No siento simpatía alguna por este tipo de personas que llevaron vidas autodestructivas. No creo, tampoco, que ese tipo de vida propicie la creatividad ni la excelencia en ningún desempeño (tampoco los de tipo artístico), como muchas personas creen. Me molesta que personas mediocres sean vistas como superiores sólo por tener muchos más vicios que la mayoría. Estoy segura, por ejemplo, de que si Hemingway no hubiera sido un borracho que se suicidó, hace décadas que nadie recordaría su nombre, como el escritor de tercera fila que es.

Sr. IA dijo...

Pues yo siento conmiseración y admiración por este personal.

En cuanto a si llevar una vida desastrosa resulta creativo, pues e algunos casos, y aunque cueste creerlo, así es, muy especialmente entre autores románticos. Piens en Poe, en Byron... También en Bukowsky, en Fiodor Dostoievsky, en Celine, mi muy admirado de Quincey (La muerte de Kant, lo mejor), Jarry en tantos y tantos poseidos por la autodestrucción el vicio o las adicciones o, simplemente, un hijo de puta egoista loco como Sade.

Frehel por ahí andará. Cabe pensar en una cocotte que de puro auténtica transmitía una emoción espcial en sus canciones. Esa realidad dependía de su vivencia de macarras y absenta. Salvando las distancias como una Marilyn de la belle epoque... Que como personas fueran insoportables (y en algunos casos, delincuentes duros y puros), no lo dudo ni por un instante, pero a mí me interesan las obras y sus circunstancias, claro.

Saludos cordiales y muchas gracias.

Kotinussa dijo...

Puedo entender lo de la conmiseración, pero no lo de la admiración.

Por otra parte, la idea de que el uso del alcohol y las drogas fomentan la creatividad es un mito ya desmontado desde hace bastante tiempo por médicos, psiquiatras y psicólogos. Una cosa es que algunos pensaran, por ejemplo, que beber absenta estimulaba la creatividad y otra muy distinta es que eso sea cierto. También el simple borrachín se cree que está siendo muy gracioso en una reunión o fiesta, pero la apreciación de los demás es completamente la contraria.

Esta creencia parte de personas que lo ignoraban todo sobre medicina, dejando aparte el poco conocimiento que sobre el cerebro había en esa época. El mismo Van Gogh reconoce que muchas veces bebe "para aturdirse", lo que no creo que favoreciera precisamente su quehacer artístico.

Sr. IA dijo...

No es así... Tomas el efecto por la causa. Tener una personalidad atormentada, desaforada etc... Un entorno vital convulso... Esa suele ser la causa de la drogadicción... y también el sustrato sobre el que se construye un universo interior específico. Poe no se emborracha para crear, el alcoholismo es la consecuencia del naufragio vital, y sus obras se enriquecen de ese trasfondo. Otro ejemplo, un hedonista duro y puro... sus obras son el refljo de esa patología. LA Frehel no esnifa para cantar... Es una cocainómana (alcohólica, etc...) que canta. Lo que es realmente falso es que un yonki, un borracho, un cabrón, un santo no puedan escribir, cantar, crear con tanta calidad como cualquier otro.

Admiro sus obras, sus peripecias vitales, pues muchas también.

elbuho dijo...

Bueno bueno... la nicotina estimula la rapidez de la sinapsis nerviosa en un 110%.
Por otro lado la resaca la ralentiza, con lo que para seguir teniendo un coco al 110% debemos seguir fumando y bebiendo evitando caer en la dura resaca. :P
PD: Tambien podemos solo fumar y no tocar el alcohol.

francissco dijo...

En el caso de Poe, algunos de sus cuentos fueron escritos en el estado alucinatorio específico inducido por el láudano, como reconocería el mismo.

La creatividad, evidentemente, se tiene o o se tiene. Aparte de ello, si se lleva una vida autodestructiva, dicha creatividad trabajará con esos "materiales", quizá espoleada por esa vivencia específica.

En otro orden de cosas, un talento para el chiste, pej, se puede elegir mostrar cuando se va achispado, porque se disipan las inhibiciones habituales.

Ser creativo también implica, muchas veces (no siempre) una sensibilidad especial que conlleva choques con el mundo.

Lo que ya es indemostrable, por ser imposible su comprobación, es que habría pasado si no hubieran habido malos rollos, drogas, etc, a saber.

¿Excelentes odas a las fiestas locales quizá?

Oiih, que rollo, dioss.

Sr. IA dijo...

No. Está muy bien.