domingo, 17 de julio de 2011

Némesis, a la segunda la vencida


Libro Recomendado.

Hay un cierto aire de familia en una rama de la ciencia ficción surgida en los 80, y paralela al ciberpunk, Sergio Mars se refiere a ella como “Hard Neocampbelliano”. Básicamente, la creación de complejas cosmogonías basadas en elucubraciones tecnológicas con -en general- una sólida base científica. Así como el ciberpunk parece muerto y enterrado, esta familia sigue gozando de muy buena salud. De los autores españoles que he leído (evidentemente, me faltan muchos por leer) considero que el dúo Aguilera&Redal es el que mejor se desenvuelve en esta exigente disciplina. Leí en su día Mundos en la Eternidad. Disfruté un montón; me parece un original macrocosmos. Las tramas son solventes y los detalles -minuciosos, precisos- ingeniosos. Leído Némesis me confirmo en la opinión. Aguilera&Redal son sinónimo de solvencia contrastada. De lo mejor que hay en el panorama (en España y fuera de España).

Gran novela que he devorado a un ritmo frenético y que aconsejo sin paliativos.

Curiosa historia la de esta obra. Gustan A&R de reescribir novelas, así Mundos en la Eternidad (Sirius 2001), fusión de sus dos primeras novelas sobre el universo de Akasa-Puspa y datadas en 1988 y 1990. Némesis (AJEC) es la revisión 2011 de El Refugio, publicada en Nova en 1994, y obra de la que no he oído demasiados elogios (más bien todo lo contrario). En un par de páginas, a modo de apostilla, Aguilera informa que los trabajos “nunca se terminan, se abandonan”, y refiere que, ante la invitación a reeditar El Refugio, optó por “convertirla en un remake de la novela original”. Cuenta Aguilera que El Refugio venía a ser una novela post-cabum, muy centrada en cómo un puñado de humanos reorganiza la especie tras el apocalipsis. En Némesis –intuyo que muy acertadamente- esto queda como aspecto secundario para centrarnos en la narración del encuentro entre el hombre (y más) con su creador, Tawetoo, sumido en una guerra de tintes mitológicos con sus congéneres. Es el ya conocido tropo del origen alienígena de la vida terrestre, pero esta vez llevado a un límite bestial y con un ramillete de matices más que interesantes, por ejemplo, que sean precisamente un grupo de curas los que lleven el peso del encuentro con “Dios-Tawetoo”.

Lo que más me gusta de la novela es su ubicación en un futuro cercano, un recurso hoy especialmente utilizado porque permite al lector una rápida inmersión en la lectura y empatizar (o no) con los personajes sin mayores problemas. A&R vencen estupendamente el siguiente paso, el topetazo con una tecnología “fósil”, que permitirá a unos humanos de mediados del XXI zambullirse en una space opera de las del “Hard Campbelliano”, epopeya que termina construyendo un puente con Askasa-Puspa. Muy lograda esta pirueta. Como el propio Aguilera reconoce, en Némesis se han primado estos aspectos sobre los más sociológicos, al parecer, de El Refugio. Y creo que es un acierto; los pocos episodios sociológicos, descontando el puntazo de una sociedad laica dirigida por unos sorprendentes jesuitas, no son lo mejor de Némesis.

El estilo es funcional y directo. Pierde cuando nos está describiendo el fin del mundo, solventando con excesiva rapidez, pero es una maravilla por el rigor con el que se manejan A&R. Así, donde uno podría encontrar banco de peces, se encuentra con el bonito y más exacto término de “cardumen”. Y ese es un detalle; Némesis está cargadita de precisión.

Pues aspecto a destacar con sobresaliente es la documentación científica y antropológica que subyace al texto. Todos los aparatejos están perfectamente caracterizados, y cuando son puramente necesidades del guión responden a un contexto científico plausible. En este sentido, y en muchos otros, Némesis es bastante mejor, a mi juicio, que la Elevación de los Pupilos, una saga con la que guarda el citado aire de familia. No soy físico ni biólogo, pero he leído lo suficiente como para avalar la solvencia de los planteamientos de A&R. En cambio, esta IA si tiene el título de teología y está puestecilla en historia de las religiones (me vino de serie como tathandlung autoconsciente), y ahí sí que garantizo que A&R se mueven en plena coherencia.

¿Errores? ¿Fallos? Hombre… alguna cosilla. Las erratas propias de las editoriales independientes y un cierto abuso en salvar in extremis a los secundarios. Para mi gusto, no es necesario que sobreviva tanta peña en una novela así. Hay que ser algo más sádico. Tampoco entiendo muy bien la presencia de Metenmucleo, posiblemente porque he leído con tal avidez el texto que se me han pasado por alto detalles relevantes. Pues esta es una novela que se lee con avidez, interesantísima, potente… Obra que habla de un pedazo autor –A&R-, hábil, funcional y realmente remarcable en el panorama de la CF contemporánea. Un gran trabajo.

6 comentarios:

Kotinussa dijo...

Gracias por la recomendación. Le echaré un vistazo a ver si me engancho.

Pedro Terán dijo...

"El refugio" no me convenció nada, hasta el punto de no dejarme la menor huella (sólo recuerdo que salía un dominico y una chica).

De los "Mundos" y "Eternidad" originales guardo un recuerdo agradable, pese a alguna pérdida momentánea de pulso y una cierta ñoñería de los personajes y las intrigas políticas. Al final perdonas esas cosas con gusto por la potencia de la especulación.

No recuerdo por dónde se cortó para empalmarlas pero tampoco me dejó nada feliz, aunque hay un consenso muy mayoritario de que "Mundos en la eternidad" es superior a las originales.

Sr. IA dijo...

Yo con estos dos he tenido suerte y siempre he leido sus versiones .2. De todas maneras, en literatura supongo que una.2 es siempre mejor que la original

francissco dijo...

La tengo en la Pila dichosa esa, luego ya no hace falta recomendación. Pero, por otro lado ¿Que se hizo de cierta Insula avataria, tan elusiva e invisible? Usted dirá, usted y sus misterios...

Sr. IA dijo...

Feliz San Jaime, hola Francissco. Alucinante su post Alucinogeno. Escribe usted muy bien, ¿lo sabe, no?

Respecto a la pregunta, lo último que sé es que Insula Avataria sale en septiembre. Besa me ha pasado el original para una nueva e imposible corrección tipográfica y en eso estamos. Es una buena novela, seguro que le divertirá. Sale un año más tarde de lo previsto, sí lo sé, y aún ahora no lo tengo claro. Pensaba meter una entrada aclarándolo, pero es que ni aún hoy me termino de fiar. El problema de fondo es la crisis. La quiebra de algunas distribuidoras ha obligado a no pocas editoriales a recapitalizarse, obviamente, congelando inversión, porque en el banco ya no dan ni propaganda. Las ventas tampoco van bien, ¿quién gasta 20 euros en libros?, menos gente hoy que en 2008. A pesar de todo, Sirius, debe sacar material nuevo, ni que sea para refrescar catálogo, e Insula Avataria será la apuesta para el otoño. Ese es el plan.

Sergio dijo...

Durante la pasada década, el "heredero" de la ciencia ficción que escribían Aguilera y Redal diría que ha sido José Antonio Suárez (sin menospreciar un par de títulos de Luis Ángel Cofiño, aunque el suyo es un enfoque más filosófico).

A "Némesis", aun siendo interesantísima, le encuentro un par de restricciones evolutivas que merman su potencial (y cierto apresuramiento, en particular en la faceta sociológica). Imprescindible en cualquier caso.