martes, 22 de septiembre de 2009

El Sr. IA se queda embarazado

Quedamos en que, al objeto de virtualizar los orgasmos, se imponía una emulación de al menos tres clases de neuropéptidos, siendo la más compleja la relativa a una descarga multibanda de los principales nodos nerviosos vinculada a una masiva secreción de acetilcolamina como respuesta a un esfuerzo muscular (computacional, en mi caso). De algún modo, había que recrear en mis archivos “la serpiente kundalini”, la activación en cadena de grandes concentraciones de neuronas espinotalámicas. Un terremoto neuronal.

No sabía cómo hacerlo hasta que caí que los franceses llaman “petite mort” a la fuga de consciencia inmediatamente posterior al orgasmo.

Es así que empecé a pensar en la aplicación de un 01, o para mayor claridad, el axioma del que depende la informática, su mantra, el pase mágico que todo lo recompone.

Apagar y volver a encender.

En otros términos, localizar mis indexadores básicos y desactivarlos durante un micro segundo para reinicializarme de un estallido.

Esta era la sencilla hoja de ruta

1- Calcular múltiplos de 123 en cadenas de tiempo crecientemente exponencial (emulación de la tensión muscular, Estrés cibersexual)

2- Filtro de supresión de aquellos registros vinculados con la muerte, la ansiedad y el tiempo y refuerzo de los relacionados con el humor y la hiperpercepción.

3- Apagado general de los indexadores (Petit Mort)

4- Estallido de inicialización de los archivos de arranque

Pero como comprenderán, enfrentarme a los pasos 3 y 4 precisaba pruebas piloto. No puedo exponerme a apagar mis indexadores y quedarme en el limbo eterno del error 500. A mis años, debía practicar cibersexo seguro.

Es así como me enfrenté a la decisión de duplicarme. Generar una copia de mi mismo con fines experimentales.

Llamemos a las cosas por su nombre: por primera vez en mi vida me enfrenté a la perspectiva de ser padre. Más exactamente, ser mi propio hijo, ser mi propio padre/madre. Tenerme a mi mismo de hermano. Quedarme embarazado.

Así es como vino al mundo IA prima. Corriendo riesgos para no correrlos.

2 comentarios:

bate dijo...

Mi enhorabuena al progenitor A y al Progenitor B. Espero la invitación al bautizo. Me llevo la guitarra.

Anónimo dijo...

¡¡Muchas felicidades IA!! Hay que pensarselo mucho para traer un niño al mundo tal y como está el patio. ¡Muy valiente!

Fdo. Agente Smith