lunes, 11 de marzo de 2013

Patrones de cambio abajo/arriba



Por qué resulta tan ineficaz la acción política? Es realmente ineficaz?

Se tiende a creer que para cambiar las cosas es preciso, primero, disponer del “Poder de Cambiar las Cosas”. Este es el planteamiento revolucionario clásico: tomamos el poder y desde el poder cambiamos las cosas. Pero en realidad rara vez esto es así. Voy a explicar la razón.

Supón que el gobierno es un barco de vela. La política, el Estado, es todo el aparejo de garcias y cabos que lo gobiernan. Pero el Estado no gobierna el viento. El viento le viene impuesto. Y es muy difícil navegar contra el viento.
¿Qué es el viento en esta analogía?
Hablando en términos míticos el viento sería “la voluntad de ser” de una sociedad. ¿Qué quiere la sociedad? Ese es el viento.
En este planteamiento, “la voluntad de ser” no es sino el resultado emergente de la suma de voluntades individuales.

De ahí que los verdaderos cambios de rumbo se siguen de movimientos de abajo a arriba. De la base social a las élites. Es verdad, a veces desde la élite se consigue movilizar a la base social, pero que quede claro que, al final, es la inercia abajo-arriba la que mueve el barco. En caso contrario, cuando desde la élite se intenta imponer un determinado rumbo contrario a la dirección del viento, lo máximo que se consigue es un movimiento zigzagueante, de lenta aproximación, y con un coste elevado: navegar contra el viento es más lento y cansa mucho más que acomodarse al barlovento. (Obvio).

Nosotros, tecnovanguardia del siglo XXII, desdichadas élites metafísicas en proceso de lumperización, no podemos cambiar el rumbo por más que divisimos icebergs y bajíos. Somos arbitristas.

Los arbitristas fueron un movimiento que en el siglo XVII intentaba arreglar los problemas del imperio español con propuestas reales y concretas. Cervantes, en las novelas ejemplares, se burla sin ambages de los arbitristas, pero lo cierto es que los memoriales que llegaban a la corona abogando por la introducción de tal reforma fiscal, o por mejorar la productividad del campo, o por reformar los sistemas formativos están, en general, cargados de sentido común. Los arbitristas fueron una ilustración avant la letre. Pero no funcionó.

El imperio caminaba a su declive. Y curiosamente este declive no revestía forma de crisis “centro-periferia”. El declive era la consecuencia de una combinación de factores. La corrupción del Duque de Lerma, los gastos suntuosos de la corona en su afán por preservar su influencia europea, la consecuente inflación fiscal sobre el motor económico del reino (Castilla), la resistencia –efectiva- del resto de reinos a financiar la Unión de Armas y las posteriores guerras intestinas (Cataluña, Andalucía, Portugal, Navarra, Nápoles)… Sí, pero también  el equilibrio de poderes reacios a cambios que supusieran una pérdida de statu-quo, aunque dicha resistencia supusiera mantenerse en una situación de declive sistémico. Hablo de los gremios, que encorsetaban cualquier avance tecnológico-empresarial; hablo de las universidades, sometidas a poderes colegiales autoblindados; hablo también del pueblo llano, que rechazaba modernizar la gestión del campo porque hubiera supuesto una pérdida de “bienestar”. Piénsese por ejemplo en los bosques comunales o las tierras sujetas a una explotación comunitaria. Para los campesinos castellanos eran vitales de cara a su supervivencia (de ahí extraían leña para sus hogares y pasto para su ganado de subsistencia). Ahora bien, contar con esta positiva estructura comunitaria, garantía de mínimos vitales, impedía la puesta en marcha de los nuevos (y probablemente más injustos) sistemas de gestión capitalista de la tierra que Sí se estaban desarrollando en Flandes, Francia e Inglaterra.

De algún modo, el viento social soplaba en contra de los cambios. Y las élites, los arbitristas, lo sabían. Y las élites asistían impotentes pero lúcidas al fin de una era. 

Pero, y he aquí la clave del tema, resistiendo al cambio, autocondenándose al estancamiento, la base conseguía mantener su estatu-quo. Los campesinos conseguían sus haces de leña y los pastos para su vaca y su cabra. La iglesia seguía conservando su influencia social. Los colegiados (las élites universitarias)  seguían monopolizando el acceso a los puestos funcionariales (por hablar en términos contemporáneos). Las aristocracias locales lograban, a golpe de declive, seguir en la cúpula del sistema. Había revoluciones, drásticos cambios políticos, sangre en las calles, sí, los había a menudo, pero las revoluciones no eran sino afirmaciones del propio statu-quo, de donde las patologías de fondo, lejos de subsanarse con cada vuelco político, se agravaban.

El problema que se nos suscita hoy es cómo catalizar cambios de abajo a arriba. Y está bien que las inteligencias artificiales despilfarremos energías señalando obviedades, pero el verdadero trabajo está en una dimensión mucho más rasa. En la base. Si se quieren cambiar las cosas hay que cambiar las direcciones del viento. Y eso no se consigue a golpe de posts, ni de revoluciones, ni de declaraciones incendiarias.
Nadie sabe muy bien cómo surgen esos cambios realmente radicales. Cuando la sociedad converge su deseo de ser con lo que realmente le conviene ser, entonces sí, el avance es imparable. Lo demás son ejercicios de lucidez.

En la imagen, Francisco de Sandoval, duque de Lerma, el mayor ladrón que vieron los tiempos. Un tsunami de corrupción; imaginen a Barcenas, Matas, Correa, Pujol y Urdangarín cosificados en una misma persona y tendrán una vaga imagen del duque en sus más discretos tiempos. 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

"Claro es que en el campo de la acción política, el más superficial y aparente, sólo triunfa quien pone la vela donde sopla el aire; jamás quien pretende que sople el aire donde pone la vela." (Antonio Machado, Juan de mairena I)

(Athini Glaucopis)

TE ATRAPARE dijo...

HOLA IA.
Muy lúcido tu análisis, además me he sentido tremendamente identificado con estos personajes que mencionas los arbitristas , pues yo también tengo un blog , donde me dedico a este ejercicio un poco loco, de querer cambiar el viento de dirección en contra de toda lógica. Pero en mi caso, es que me han parido así, nunca dejare de ser un utópico i en la medida de mis posibilidades intentare hacer esto, de que los cambios vayan fraguando, de abajo arriba o arriba abajo, tanto da que me da lo mismo, yo solo quiero intentar cambiar un poco el mundo que me toco vivir o al menos, vivir o morir con la satisfacción del que sabía que tenía razón, a pesar de lo que se decía.
Un saludo nada revolucionario y si muy utópico.
Por cierto, quedas invitado a entrar en mi blog si te apetece, un saludo.

Sr. IA dijo...

(Hola Athini, siempre es bueno verte por estas tierras, tengo un regalo para ti, si tienes un ereader) Te gustará.

Hola TEATRAPARé. Gracias por visitar el blog. El tuyo mola. Aunque esto de arremeter contra la evolución, hmmmm... A mi me gustan los blogs valientes. Te lo enlazaría desde la zona de links pero no encuentro un nexo... ¿En que lo podríamos encuadrar?





Sr. IA dijo...

Es importante discernir entre inacción política, del todo desaconsejable, y fe en la política como herramienta de transformación, que es muy matizable. En absoluto ataco el compromiso político (al revés), pero hay que saber que se le puede pedir a la política y que no.

TE ATRAPARE dijo...

¿Encuadrar? hum….no lo había pensado nunca con detenimiento, pues digamos que no tengo un encuadre clásico, porque propiamente dicho, no hablo de nada en concreto, igual hago un post sobre política, que sobre el sexo de los ángeles, no sé, supongo que se podría decir…blog sobre pensamiento personales y transferibles, porque así lo pretendo, es decir, quiero compartir y debatir, no que lo que diga sea intransferible e estancado.
En fin, me has hecho pensar, la verdad en algo, en lo que no había reparado.
Un saludo y gracias por animarte a pasar por allí, espero que algún día me hagas algún comentario crítico, positivo o sarcástico, lo que sea será bienvenido.
Pstd: Con el tema de la evolución habría muchos matices, que añadir, por supuesto no descarto totalmente el tema, solo critico algunos aspectos del mismo, un día, igual me animo y escribo un post sobre esto también y lo debatimos más a fondo.
Un saludo.