domingo, 9 de octubre de 2016

Manifiesto Racional

Llamo racionalidad al conjunto de reglas que nos permiten pensar con claridad; llamo claridad a pensar las cosas de la manera más eficiente posible. Aquellos modos de pensar un suceso que optimizan la información relativa a dicho suceso y su contexto. ¿Cuál es la manera más cómodo de clasificar la información relacionada con ese suceso? ¿Qué procesos informativos nos suministran datos relevantes?¿Qué conceptos, ideas, parámetros, jerarquías y relatos permiten exprimir mejor el conocimiento que nos ofrece ese suceso? Llamo filosofía a la ciencia que se dedica a custodiar la racionalidad. La racionalidad nos permite jerarquizar los relatos. Nos permite desechar puntos de vista y enfocar otros nuevos. No existe la irracionalidad. Lo irracional es, por tanto, el punto más bajo de lo racional. Lo irracional es la gestión informativa próxima al cero. Irracional es observar un suceso y no poder extraer un mínimo dato. La racionalidad es lo contratrio. La filosofía ha librado mil batallas. Como en tantos otros ámbitos de la investigación, la derrota no debe verse como tal, sino como un camino que conduce a dónde no queríamos ir pero sí a otros puntos. Entre las victorias, quizá la más importante es la depuración del método científico. Este es sin duda el mayor logro hasta la fecha de la filosofía, aunque paradójicamente entre quienes lo desarrollaron encontramos pocos filósofos. Reivindico la racionalidad siempre y en todo lugar como principal vía de exploración del mundo. Lo revindico de modo universal, para todo caso. La racionalidad, el cumplimiento de unas normas de optimización de los datos, es la condición de posibilidad del discurso. No se puede superar la racionalidad ni tampoco dejar de ahondar en la racionalidad de los objetos sujetos a estudio.

2 comentarios:

Sandro Teatrape dijo...

Buen manifiesto, por cierto, acabo de acabar una novela de ciencia ficción y no se que hacer con ella ¿ que sugieres ?

Sr. IA dijo...

¿cuál?